Archivo de la categoría: valparicosas

RickyRolled

Por ahí dicen que existe una cosa llamada justicia divina. Karma. Retribución cosmica.

También dicen que la televisión no miente.

– Pero doctor, lo vi en la tele y la tele no miente.

A veces uno no le toma el peso a las decisiones. Lo que no resultó, la idea loca que no se dijo (o que se dijo), las flores botadas y los chocolates derretidos.

Pensar que pudo ser distinto, en otra galaxia, en otra dimensión.

Se aprende más del error propio que del ajeno, pero el ajeno suele ser menos doloroso.

– En la medicina existen tres cosas que son efectivas: la aspirina, la morfina, y la mentira. El resto son puras patrañas.

Kamen Vieja?

Deja un comentario

Archivado bajo descargos, Desvaríos, Música, Micro-Cosas, Pensamientos, perro, Publicidad Gratuita, Sueños, valparicosas

Megaletha Plus

Lo más difícil no fue conseguir el dinero, ni comprarla, ni subirla por el ascensor.

Lo complicado es la instalación.

Maldita lavadora.

Se lo perdono porque se llama Margarita Plus y tiene 6 programas de lavado, y es la primera fémina que invito al departamento.

– Lea, entreténgase, cultívese, produzca, fabrique, y después me cuenta.

Este día tiene 25 horas. Podría pasar cualquier cosa.

Cualquier cosa.

– Y me volví loca desde que supe que mi pareja se metió con mi mamá y tuvieron un hijo, cuando yo estaba embarazada. Caí en las drogas y en una fiesta me lancé encima, y la apuñalé.

– Feliz día, mamá.

Instalar una lavadora es tan molesto como un furúnculo en el culo. No tengo ni las llaves, ni el desagüe adecuado, ni las mangueras. Pero ahí está doña Margarita, mirándome, recién desembalada, como burlándose de mi inocencia.

Gásfiter, fontanero. Arreglar cañerías no tiene nada que ver con pisar tortugas y rescatar princesas.

– Es un dolor maldito que no se quita con nada. Te hace vomitar, pero no se alivia al hacerlo.

– Ser padre te cambia, viejo.

– El tiempo vuela, muchacho. Ayer tenía tu edad, era joven y no me dolía nada. Ahora tengo 3 hijos, estoy por jubilarme, y estoy lleno de achaques.

Porque lo más dificil es el primer beso, señora. Luego de eso, ocurre la magia.

Deja un comentario

Archivado bajo Pensamientos, Reflexiones Bizarras, valparicosas

It’s PAYBACK!

Cerca de las siete de la noche comienza el hambre. Hace frío y quedan como 6 pacientes por ver.

Seis mundos, seis problemas; el hambre, la inanición.

El delirio.

– Mire, señora, algunos dicen que la vida es un tango. Otros dicen que es un tongo. Usted decide.

– Algunas personas se aburren de la vida y para ser felices consiguen una pareja. O tienen un hijo. O dependen de alguien. Pero al final estamos solos, señor, y si no partimos por querernos a nosotros mismos las cosas se complican. Haga deporte, no sé… lea y entreténgase.

– Oye, tú! Bájate! El otro día se me cayó un niño de ahí y se rompió en pedacitos!

Equilibrio dinámico. Las cosas caen por su propio peso.

– Mamá, ¿éste es el doctor?

– Si.

– ¿Y lo sabe todo?

– No, no tengo idea de nada!! …menos mal, así me entretengo.

El otro día vendían aceite humano en la esquina.

Deja un comentario

Archivado bajo burnout, descargos, Desvaríos, Desvelos, Pensamientos, valparicosas

Jolt in the Crotch

No pude escribir en el blog. Razones me sobran y soy culpable de todas ellas.

– Señora, si lo que usted pretende es enojarme, hay formas más fáciles de hacerlo. Podría, por ejemplo, colocarme un ají en el culo y apretarme los cachetes.

-…

– Olvídelo. Sonó demasiado divertido.

Por un lado tengo una jornada laboral extraña. Mi horario de salida es casi todos los días a las 20:00, pero sin turnos de urgencia y sin trabajo durante los fines de semana. Es como el paraíso y el infierno al mismo tiempo, pero al menos me pagan.

Sobre eso mismo, van dos meses de sueldo pero ni siento los dólares. Se me fue casi todo en gastos, pesrros, pago de deudas y en queso con jamón. Cerrar la cuenta corriente del Banco de Chile fue una batalla campal. Ardió Troya. A pesar de pagarles las deudas y los intereses, los malditos querían más, pero mi romance con ellos se terminó.

– Pero señor, le daremos cualquier cosa si usted decide seguir siendo nuestro cliente.

– ¿Ah, cómo? ¿Cualquier cosa?

Tal vez en un par de meses veré por fin los números azules.

Lo sé. Es cierto. Si me hubiera quedado en Santiago las cosas sería más baratas y cómodas.

Pero no podría ver el mar todos los días.

Me sofocaría en su aberrante sistema de transporte público.

Seguiría viviendo en una casa herida de muerte desde que se destapó la gran olla y mi padre se fue para no volver. Desde entonces mi hermana y mi madre no paran de pelear a diario y no estoy ni ahí con ser la leña del fuego.

Seguir en Santiago significaría volver al encierro, al calor.

Volver a esa maldita sensación de “forever alone” que me daba por las tardes, y que apenas se apagaba al escribir en este blog.

Transitar por calles llenas de malos recuerdos.

– Mira, lo que necesitas es buscarte una mujer menos histérica. Y cambiar de ciudad.

Escapar hacia Valparaíso fue una aventura y acto sicomágico, todo en uno. Salú por eso.

(Jodoviejo, revuélcate en tu catre!)

4 comentarios

Archivado bajo asthma, new season, valparicosas