Archivo de la categoría: Recuerdos

Piscomagia

Nicanor Parra tiene razón. Se pierde tiempo valioso en aprender tonteras mientras que el manicomio redondo no se detiene.

La maldita posición occipitoiliaca izquierda anterior.

Hipogonadismo hipogonadotrófico.

El sindrome de Osgood-Schlatter.

Agujero estenopeico.

Y mientras tanto las koreas se tiran misiles. Wikileaks deja la escoba con el terrorismo sicólogico de los cahuines. Las tortugas ninjas disparan en Rapa Nui y se me cae la cara de vergüenza al contemplar sus fotos ensangrentadas. Boicot al The Clinic y no más cerveza Cristal.

Cáncer cervicouterino.

Menometrorragia.

Cristales de Charcott-Leyden.

Bacilos gram positivos en liquido cefalorraquídeo.

Y los políticos tirándose caca como cabros chicos. El lokito de Faith No More le dice “Don  Corleone” a Don Francisco (en tu cara, wey!). Alejandro Jodorowsky invade twitter con su psicomagia (debes  pasar un anillo de oro por el culo de un gay!!).

Mientras tanto los fantasmas aparecen dentro de cada capítulo.

El tipo que se murió de sida y neumonía  tras dos semanas de agonía.

La señora del Marfán y su guagua.

La otra que se puso a llorar cuando le dije que el feto estaba muerto.

La cabra chica que tuvo un aborto en plena camilla.

El niño que se inyectaba  insulina sacada del basurero.

El señor del cáncer de páncreas que me dio tanta pena darle la noticia.

El otro que tenía cirrosis y me apenó tanto cuando se fue a morir a su casa.

El que no se quería operar, pero después si, y despues se complica y se va a la puta madre, y lo miro intubado, infectado, inconsciente, fuera de este mundo, y miro a su familia, y es tan fácil escapar mirando al piso y ocultar la pena.

Y la tristeza infinita.

Y quedan 8 días para el examen.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Desvaríos, Emoti-post, fin de año, Pensamientos, Recuerdos

Stun

La maldita rutina se altera en los momentos más inesperados. De repente empieza el juego y la mina no se espanta, se sonroja. Se sabe tu nombre cuando con suerte recuerdas su cara. Te trata de “tú” y a uno le llega a dar vergüenza seguir diciéndole “usted”.

– Loko, hoy  venía caminando al hospital cuando vi dos palomas haciendo cosas cochinas. Realmente el palomo “pisa” a la paloma.

– Claro, la pisa.

– Aunque no podría decir si el que está arriba es el palomo o la paloma…

¿Y que viene después del amor maduro? ¿El amor podrido?

– Loko, hoy  iba caminando hacia el consultorio y vi a un perro comiendo caca. Y lo peor es que parecía disfrutarlo.

– Puaj.

– Económico, el perrito.

2 comentarios

Archivado bajo Desvaríos, Música, Pensamientos, perro, Recuerdos

Happy Box

– Necesito ir urgente al baño. Estoy que me c…

– Mmm… interesante idea para un video. Deja ir por un vaso.

Locura, insurrección. Genialidad. Algo así como una metralleta que en vez de usar balas de plomo, usa balas llenas de mierda. Y no deja de disparar por todo el hospital.

Ergo, un profesor enseñando medicina.

– Vaya, veo que aquí están todas las estrellas.

– ¿Ah?

– Nah… me refiero a que tienes cara de hacer algo importante.

– ¿Ah?

– No sé, algo así como descubrir un nuevo antibiótico.

¿Ah?

Mmm…

Una vez dije “mmm…” en voz alta y el profe preguntó si yo era una vaquita.

Láctica.

– Pablo, necesito un favor.

– A ver, wait. ¿Me vas a pagar con mujeres pequeñas, suicidas, de baja autoestima, con tatuajes y piercings, y que no sean rubias?

Deja un comentario

Archivado bajo Pensamientos, Publicidad Gratuita, Recuerdos, Reflexiones Bizarras

Raindrops

– ¿Es verdad que cuando naciste rompiste el molde?

– Así dicen.

– Entonces tu mamá debió pasarla muy, muy mal.

Fuera de contexto las cosas pueden sonar extrañas. Ahí, parado en lo más profundo de Conchalí, mientras esperaba la micro, una señora me apunta con el dedo y dice:

– Yo te conozco! Tú estabas ahí cuando nació mi hijo!

– ¡¿Qué?!

– ¿Cómo? ¿No eres tú?

– Ah, bueno, sí, puede ser yo…

Demencia. Delirio. Desorientación.“Mira, quizás tu viste a la vieja por cinco segundos de tu vida. Pero si le atendiste el parto, esa vieja se va a acordar de ti el resto de la suya”.

Van tres meses de medicina interna. Agosto se fue y me ha tocado conocer a todo tipo de maestros. Un negrito sabrosón y cubanoide. Un ex-rockero emputecido porque su señora le botó la caja del Chivas Reagal a la basura. Un vejete picarón y chistoso y con mucha influencia.

Un crespo juvenil y trabajólico, y otro crespo más viejo y ochentero y que no está ni ahí con nada.

Pasado, presente. Futuro.

La indecisión, los límites. Las contraindicaciones. El daño hepático. Los 50 kilos que al final eran 30.

Error de cálculo. Aplicar la formula del sodio, del bicarbonato, de la acidosis metabólica. Miliequivalentes por litro. Todo muy divertido y didáctico,  pero los enfermos se van a la mierda y se mueren igual.

Y la pena y la rabia y la crítica destructiva. Duele más cuando proviene de uno mismo.

– Uff.. no alcancé a almorzar. Apenas llegue a la noche, le diré a mi mamá que cocine algo.

– Pucha que eres mamón.

– ¿Qué te pasa con mi mamá? Es la única que me quiere por lo que soy y no por lo que le puedo dar, como el resto de las mujeres.

Días de incertidumbre. Septiembre, Octubre, y se acaban los días de universidad. La titulación.

Terrible prah.

– Mira, el delantal de Jimmy tiene pezones.

Fuera de contexto las cosas pueden sonar extrañas.

2 comentarios

Archivado bajo burnout, Desvaríos, Desvelos, Pelechando, Pensamientos, perro, Recuerdos, Reflexiones Bizarras

AZT+RTV

Ok. Esta tarde voy a escribir lo que sea. Cosas que uno piensa mientras agarra la hojita y juguetea con el lapiz.

Por ejemplo, el tipo cuarentón que tiene SIDA. Drogadicto, enflaquecido, con abandono de tratamiento, da la impresión de que lo único que quiere es morirse.

Y parece que lo único que quiere es morirse, porque está lleno de bacterias y hongos por todos lados. Apenas puede respirar, hace dos días dejó de comer, y aunque ya no pueda hablar, sus ojos dicen que la corte con la tontera y que lo deje morir en paz.

Pero casi nadie en su familia sabe que tiene SIDA. Y lo visitan a diario. Y hasta pasan la noche con él. “¿Que pasó, primo?” “¿Por qué está tan flaco, tío?” “Ánimo, hermano”.

Y ahí uno juguetea con el lapiz. Escribir. Salvar una vida. ¿Pero cuánto vale esa vida? ¿Quién le pone valor a esa vida?

¿No que todas las vidas valen lo mismo?

¿Ah, no?

Porque a pesar de hacer cálculos, ajustar medicamentos, hacerle la punción lumbar, a veces me da rabia llegar por las mañanas y ver que todavía sigue vivo.

Algo para pensar por las tardes.

(antes era más fácil. Llegaba a mi casa y veía pokemón en la tv)

¿Y que hay de las ancianas que gritan y se quejan dentro de los hospitales?

– Señoriiiita!! Déme un vasito con aguaaaaa, por favorrrr!

– Joooooven, quiero ir al bañooooo!

– Mijita, por favor, ayuuuuuudeme!

– Agüita, señoriiitaaaa!

– Doctor… estoy cagá.

Y cuando la vieja me dijo eso, supe al tiro que la vieja estaba vigil, lúcida, orientada, y en condiciones de alta.

– Buena, Pablo, hoy ví que le echaste el ojo a cierta nutricionista.

– Mira, la verdad es que todos los días, apenas llego al hospital, lo único que pienso es que si consigo una pareja, no quiero que tenga nada que ver con el área de la salud. No quiero que sea doctora, ni enfermera, ni paramédico, ni nutricionista, ni…

– …

– Y te digo que apenas tenga la oportunidad, soy capaz de tragarme mis propias palabras con un litro de aceite.

Y así son las cosas. A veces siento que se me pasa la mano con el sentido del humor.

– Señor, tengo un problema. Usted tiene anemia, y una de las causas de eso es el cáncer.

-…

– Hay varias formas de estudiar eso. La primera es un examen algo… mmm… invasivo. Consiste en meterle un dedo por el culo y examinar si no tiene algo extraño en el ano o en la próstata. Así que dése vuelta y bájese los pantalones.

– Mmm… no me gusta nada esto.

– La verdad es que a mi tampoco.

Y la próxima vez que entre al Coyote, iré con mi carné de identidad y me tomaré un maldito sacrificio maya.

Y sin la bombilla.

Deja un comentario

Archivado bajo Pensamientos, perro, Publicidad Gratuita, Recuerdos, Reflexiones Bizarras

Hiperdefecación

Mis manos, estas manos, no son mis manos.

La semana pasada una señora amenazó con mearse encima mío.

Después de eso la vida nunca fue igual.

Hoy la misma señora se murió. Y la vida sigue.

Es como la otra vieja loca que se tiró por la ventana el mismo día que llegó al servicio de medicina.

Sospecharon que tenía problemas siquiátricos cuando la vieron volando por los cielos.

Dicen que estaba buscando el baño.

Hay dias buenos. Días mejores. Y días en que uno dice “hoy es el primer dia del resto de mi vida”.

Y hay días comunes y corrientes donde lo único que se quiere es descansar. Ni ánimos hay para las viejas diversiones.

Una fuente ilimitada de humor. A veces negro, a veces blanco, pero siempre con un toque mágico.

– Ehh… doctora, tengo un problema.

– Si, cual?

– Parece que esta señora se está infartando.

Pero nadie le cree.

Porque si te da un infarto, tiene que ser en horario hábil.

5 comentarios

Archivado bajo descargos, Desvaríos, Recuerdos, Uncategorized

Come ñame

– Creo que pasaré una rato al tocador. Necesito tocarme.

Un frío de los mil demonios. Un despertar con la nariz azulada y el cuerpo entumido. Temblores, tiritones, y una madre que no deja de hacer sopaipillas. Pleno invierno, ni ganas dan de escribir alguna tontera.

Con limón y sal, está pasado a tequila.

– ¿Qué diablos pasa con estas enfermeras? ¿Cómo pueden venir así a un hospital? Y después se extrañan de tanta denuncia por acoso sexual.

Agotador. Tal vez el mundo de la medicina interna no tiene tanta acción como la cirugía, tantas vaginas como ginecología, ni tantos vómitos y diarrea como la pediatría, pero tiene un plus. Y es que me agrada. Es la especialidad que va más acorde con mi forma de ser.

Jackpot.

Hattrick.

… hole in one?

– El problema es que nadie sabe bien de qué se trata la medicina interna.

– Es dificil explicarle a la gente. ¿La medicina del interior?

– Bah, yo les digo que es algo parecido a lo que hace el Dr House, y quedan locos.

Da gusto. Todo funciona como reloj suizo. Los antibioticos, los anticoagulantes, los diuréticos.

Surviving the sepsis.

Deja un comentario

Archivado bajo Desvaríos, Desvelos, Pensamientos, perro, Recuerdos, Reflexiones Bizarras, Sueños