Faketonik

Fue entonces cuando decidí cambiar mi  vida. Observé las ofertas: por un perro sin bozal, por unas vacaciones en Acapulco, o por un trozo de queso fluorescente y radiactivo.

Efecto queso, que le dicen.

Religiosidad. Tanta tontera por un ombligo. ¿Acaso a Adán y Eva les habría importado tener tal cosa? Dios, si es que hay un dios, salva mi alma, si es que tengo un alma.

(eso lo dijo alguien que no recuerdo, pero no fui yo)

“Esa actitud, mi chico, no te llevará a ninguna parte, porque la actitud no es un medio de transporte”.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Desvaríos, Música, Pensamientos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s