The Quiet Garden

Quedan 7 días y se acaba el show. No más internado, no más médico en práctica, no más días sin luz. Por fin podré pelearme con la gente idiota y mandar a la mierda a los abusadores, sin que me bajen la nota.

– ¿Y cómo te trataron el otro día, en cardiología?

– Nah… hay gente que me  ha tratado mal,  mi mamá con una zapatilla en la mano, y ellos.

Tal vez. Pero ya pasaron los 7 años. Supuestamente el sueño se cumplió. Y ahora, ¿qué? ¿ir a todos los conciertos de rock? ¿encontrar el verdadero amor?

No hay conciencia de enfermedad.

– Esta señora se parece mucho a la del otro día, la que se tiró por la ventana. Si hasta me dijo que se quería matar. No sé qué hacer. No sé si ponerle un tranquilizante, amarrarla a la cama…

– Consíguele un paracaídas.

– … o que alguien la vigile. Mejor dejemos que un familiar se quede en la noche, cuidándola.

– … ah.

– …

– Al menos pudiste aceptar que mi talla del paracaídas era buena.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Desvaríos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s