Come ñame

– Creo que pasaré una rato al tocador. Necesito tocarme.

Un frío de los mil demonios. Un despertar con la nariz azulada y el cuerpo entumido. Temblores, tiritones, y una madre que no deja de hacer sopaipillas. Pleno invierno, ni ganas dan de escribir alguna tontera.

Con limón y sal, está pasado a tequila.

– ¿Qué diablos pasa con estas enfermeras? ¿Cómo pueden venir así a un hospital? Y después se extrañan de tanta denuncia por acoso sexual.

Agotador. Tal vez el mundo de la medicina interna no tiene tanta acción como la cirugía, tantas vaginas como ginecología, ni tantos vómitos y diarrea como la pediatría, pero tiene un plus. Y es que me agrada. Es la especialidad que va más acorde con mi forma de ser.

Jackpot.

Hattrick.

… hole in one?

– El problema es que nadie sabe bien de qué se trata la medicina interna.

– Es dificil explicarle a la gente. ¿La medicina del interior?

– Bah, yo les digo que es algo parecido a lo que hace el Dr House, y quedan locos.

Da gusto. Todo funciona como reloj suizo. Los antibioticos, los anticoagulantes, los diuréticos.

Surviving the sepsis.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Desvaríos, Desvelos, Pensamientos, perro, Recuerdos, Reflexiones Bizarras, Sueños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s