Chitty Chicken

So… ok. Fue un largo y cruento hiatus lleno de aventuras por doquier. Suena así: crocante y papanicolau.

Imagina un manga. Si, si, un manga. Quiero decir, un comic japonés (no confundir con ropas ni detalles de chalecos emo). El manga más violento que me ha tocado ver. Gore, thriller, destripamiento, violencia, sexo,razas alienígenas, pistolas, sangre y seres vivos volando en mil pedazos.

Lo mejor de lo mejor y sin censura. El gran requesón.

Como muchos podrán imaginar, no estoy hablando de Doraemon ni de Hello Kitty. Estoy hablando de un manga con cojones llamado Gantz.

Y luego viene lo interesante. El autor decide tomarse unas vacaciones y descontinúa el proyecto. Un “hiatus”, que le llama. Mientras tanto decide publicar otra historia  sobre un tipo que tiene 30 años y desde los 15 vive encerrado en su habitación. Nunca ha salido y no piensa hacerlo.

Y claro, llega una mujer que trata de cambiarlo, y comienzan los detalles tiernos y dulzones, y me da rabia porque me acuerdo de mi vida y todo resulta un bodrio.

Un bodrio. Hiroya Oku, ¿qué hiciste? ¿por qué tuviste que prostituirte?

Da igual. No hay vuelta atrás y yo apagaré la luz y a dormir.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Micro-Cosas, Pensamientos, perro, Recuerdos, Reflexiones Bizarras, Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s