Tú tienes un uno.

Soy un tipo demasiado lúcido y eso es complicado.

El gran  problema de la lucidez es que todo se va a la mierda cuando uno se pregunta: ¿Cuál es el sentido de todo esto? ¿Para qué tanto lío?

¿Por qué?

Son pocas las veces en que me he sentido realmente vivo. Podría contar con los dedos aquellos momentos donde realmente me importó lo que vivía.

Cada vez que estoy solo me entristezco.

Ya no recuerdo cómo empezó, pero ahí está. Caminatas largas terminan con ojos empañados y sonrisas  a medio haber.

Pensé que era alergia, pero no.

¿Qué falta?

No hay película, compañía, videojuego o hobby que aguante contra tanta incertidumbre.

Se supone, se supone, se supone… ah, es tan fácil suponer. Que las cosas ocurrirán por sí solas, o tal vez nunca, o tal vez en otros mundos aparte de éste.

Lo que no puedo negar es que practicar medicina me hace sentir vivo.

Si, si, claro, comprendo. No se puede decir que luchar contra los resfríos y las amigdalitis es orgásmico. Tampoco lo es tratar a la gran mayoría de enfermedades comunes y vulgares. La medicina que pintan en la tele es completamente distinta a la medicina de verdad, y contra eso no hay argumento que resista.

Me gusta la urgencia. Otorga la oportunidad de tomar decisiones importantes. Una sensación única. De tener calma cuando las cosas se ponen feas. De cambiar el tono de voz. De entregar alivio y de prestarle atención al mínimo detalle. Astucia, dedicación, abstracción. Solución.

Llegar a un punto en donde importa tanto la vida de los demás, que le termina dando sentido a la propia.

Asi de simple.  Desde ahora pueden llamarme  Sor Teresa de Calcuta.

(?)

Proactivo no significa ser un chupa-patas o desvivirse por hacerle la pega al jefe, ni por lograr miles de cosas ni hablar como locomotora. Tampoco implica ser agresivo o arrogante.

Significa tener los principios claros y actuar en consecuencia. Tener libertad de decisión y vivir sin traicionarse.

Ya, ok. Por ese lado estoy bien. Pero falta algo.

Falta algo importante.

Hay un inmenso vacío que crece con el tiempo.

No sé lo que es, pero sé que está ahí.

Y me gustaría decir que voy por ti, pero sé que es mentira.

Tal vez.

Nunca.

Supongo.

En otros mundos aparte de éste.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Desvaríos, Pensamientos, perro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s