Full Moon

No son ni las ocho de la mañana y un pelusón de delantal blanco ya está dentro de las salitas del hospital. Le da un vistazo a la paciente (que duerme plácidamente en su cama, cosa que el pelusón lleva años sin hacer) y toma la ficha clínica. El profesor vendrá en unos minutos a revisar que todo esté en orden, así que garabatea unas cuantas palabras y luego, como si fuera un acto solemne, toma la hoja de indicaciones médicas. Está en blanco. Llegó el momento de definir el tratamiento del día. Y escribe:

Reposo: Relativo

Régimen: Liviano

Clindamicina 600mg cada 8h e.v.

Gentamicina 160 mg cada 24h i.m.

Controlar signos vitales cada 8h

Vuelve a mirar a la paciente. Ve a una señora añosa y algo entrada en carnes. Duda. Juguetea nervioso con el lápiz entre sus dedos. Decide sacarle la tapa una vez más. Añade:

Bajar 20 kilos.

Dejar de fumar.

Encontrar el verdadero amor para vivir la plenitud sexual que por estadística, debiera llegar luego de cumplir cincuenta años.

Satisfecho, entre que ríe y que llora, decide revisar la siguiente sala.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Desvaríos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s