It wouldn’t have worked… anyway



Duermo inquieto. Una patada por alli, una frazada que cae por allá. 
La ansiedad me atormenta, me persigue hasta en sueños.

Yo, ella, derrota, victoria, desgano; frio.

No es mi culpa dormir con sólo una frazada.

Son las 3:48am.  Me revuelco insanamente en una cama desnuda y hostil.

Frío.
Sed.
Hunger… (otra de mis palabras favoritas)

Sé que hay comida y licor en la alacena.
(y qué coño es una alacena?)

No importa. Me escapo de la cama estéril. 
No hay pero que valga a la hora de saciar los apetitos.

Dentista.
Ordenar, equilibrar…
“So much to do, and so little time”

Filo con las consecuencias.
El crimer perpetrado tiene sabor a coca-cola con pancito.

Hablando de desintoxicarme…

(ellas): Sucks to be you
(yo): I know I know
(ellas): Sucks to be you
(yo): I know it’s true

– Sucks to be you – Prozzak

Y bueno. La musica sigue sonando y uno se pregunta: ¿como es posible que exista una canción llamada “El video mató a la estrella de la radio”?

O sea, si existe algo así entonces mi proyecto de película tiene futuro. Se trata de una historia inédita, nunca antes vista. Es sobre una chiquilla en edad de merecer, que se ve obligada a trabajar como sirvienta en la hacienda de una familia aristocrática (ella viene de una familia pobre, huerfana de padre, su mamá tuvo un accidente cerebral y quedó paralítica, y sus 8 hermanos son menores de edad que van a la escuela). En esta hacienda termina enamorándose de Luis Alfonso, un apuesto mancebo, el heredero de toda la fortuna familiar.

Los vicios de este hombre es ser buena gente, y pasearse sin camisa montado a caballo, vigilando el trabajo de sus peones, mostrando sus pectorales y su cuerpo perfectamente bronceado.

Claro, también tiene una ex-novia muy linda. Rubia y teñida hasta los dedos de los pies, está llena de rabia y locura porque Luis Alfonso no le da ni la hora. Pierde su tiempo planeando como reconquistarlo…

Y claro… Luis Alfonso y la protagonista terminan consumando su amor, y cosas pasan.

La familia de Luis Alfonso termina en bancarrota, y la protagonista se gana el premio mayor de la loteria.

Obviamente, rompen. La protagonista quedó embarazada de Luis Alberto, pero se lo oculta porque éste tuvo un affair de verano.

Luis Alberto, por mientras, tiene un accidente automovilistico y pierde la memoria. Entonces la ex-novia trata de reconquistarlo, y la familia hace una demanda millonaria al pobre tipo que chocó al pobre Lucho… que resultó ser uno de los hermanos de la protagonista que estaba probando su auto nuevo.

Y así va la historia… todavía faltan otros detalles, como que la mamá estaba fingiendo su parálisis cerebral, guaguas lanzadas hacia un padre amnésico, e indígenas ensartados en la pica.

No, eso no.

Shuta… me volé un poco con mi historia “inédita”.

Y dicen que las teleseries venezolanas te atrofian la imaginación…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s